De científico (social) loco a sionista loco

    0
    Tempo estimado de leitura: 8 minutos

    “Primero que todo, que los civiles no sean el blanco”.

    Murray N. Rothbard: “El primer principio de guerra justa”, en “Guerra Justa”

    Al igual que Hans-Hermann Hoppe, soy amigo de Walter Block desde hace décadas. Fui coautor de un libro y un artículo con él, patrociné una conferencia suya como invitado en mi universidad; di dos conferencias por invitación suya en la Universidad Loyola de New Orleans; escribí docenas de artículos en línea en su defensa cuando los administradores de la Universidad Loyola de Maryland lo difamaron por dar una conferencia de talla mundial (pero no woke) sobre la economía de la discriminación; y escribí en su defensa contra la difamación de The New York Times contra él.

    Walter ha publicado cientos de artículos, pero probablemente sea más conocido por el público en general por su libro Defending the Undefendable, y muchos escritos y discursos relacionados. De hecho, es muy libertario cuando se trata de temas como la legalización de las drogas y la prostitución, los viajes compartidos, la privatización de campos de fútbol y piscinas administrados por el gobierno, el control de alquileres y una miríada de otros temas mundanos. Solía ​​ser muy libertario también en el asunto de la guerra, enviándonos correos electrónicos a varios de nosotros al comienzo de la guerra de Irak diciendo “ésto separará a los hombres de los niños”, siendo los “niños” falsos libertarios que apoyarían la guerra. bombardeos, invasión y ocupación de Irak.

    Pero en los últimos ocho meses, Walter Block ha abandonado los principios del libertarismo respecto de la guerra, y ha apoyado plenamente los crímenes de guerra perpetrados por el gobierno israelí al atacar y matar intencionalmente a decenas de miles de civiles, entre ellos mujeres, niños y bebés en Gaza –un verdadero libertario estadounidense diría que la guerra de Israel y la guerra de Ucrania con Rusia no son de nuestro incumbencia, punto.

    Walter Block es lo que Ryan McMaken ha llamado un “microlibertario”. Suena libertario cuando se trata de legalizar las drogas y la prostitución, pero en el gran y primordial asunto de la guerra se ha convertido en un abierto defensor de los crímenes de guerra perpetrados por el gobierno israelí.

    Walter Block siempre ha sido “pro-Israel” y nadie en el Mises Institute –que lleva el nombre del hijo de un rabino judío, y cofundado por Murry N. Rothard, un judío de New York–, jamás receló de él. Ya no es un miembro Senior no remunerado del Mises Institute, no porque sea “pro-Israel” como han afirmado algunos comentaristas desinformados o deshonestos. Ésto se debe a que el Mises Institute no puede asociarse con un defensor público tan conocido y prolífico de los ataques intencionales y el asesinato de mujeres, niños y bebés palestinos.

    Israel tiene todo el derecho a defenderse contra futuros ataques bárbaros por parte de la banda de matones asesinos conocida como Hamas –y de cualquier otro–, pero eso es una cuestión completamente diferente a tener “derecho” a iniciar una campaña de genocidio contra la población civil de Gaza, como ha estado ocurriendo en los últimos meses –acompañado por el entusiasta y casi apopléjico apoyo de Walter Block.

    Walter “justifica” el asesinato masivo de civiles, invocando una teoría de castigo colectivo, algo que fue prohibido por el Cuarto Convenio de Ginebra. En un artículo en The Wall Street Journal, él y un coautor nos dijeron que “Occidente” debe apoyar “el uso abrumador y sin precedentes de la fuerza militar”, y que “Hamas es y será responsable de cualquier víctima civil”. No son las bombas suministradas por el gobierno de Estados Unidos a Israel, y lanzadas sobre zonas pobladas por civiles, las responsables de las muertes de civiles, escriben, sino Hamas. Israel debe hacer “lo que sea necesario” para derrotar a Hamas, y sus escritos posteriores demuestran –más allá de toda duda– que eso incluye el crimen de guerra de atacar y asesinar a civiles.

    Occidente, dicen, tiene el “deber moral” de “apoyar a Israel” en su esfuerzo por “hacer todo lo necesario para terminar esta guerra de la manera más rápida posible, con un mínimo de bajas civiles y militares de su lado” … Es decir, bajas civiles israelíes mínimas, pero al diablo con la preocupación por las bajas civiles palestinas. ¿Es esto moral?

    Walter ha escrito varios artículos beligerantes en un sitio web israelí llamado Israel Hayom. Una se titula “Carta abierta a los Niños de Gaza”, en la que combina a los asesinos de Hamas con TODOS los padres en Gaza. “Tus padres”, escribe, “lanzaron un acto despreciable e injustificado … el ataque del 7 de Octubre”, por el que “Muchos niños israelíes fueron destrozados, tal como lo están siendo ustedes ahora; muchos más han sido masacrados, el destino de muchos de ustedes, niños de Gaza”. Al decir esto, derrama un océano de lágrimas de cocodrilo.

    Por supuesto, es una completa tontería y una mentira decir que TODOS los padres en Gaza participaron en el ataque asesino contra Israel el 7 de Octubre de 2023. Es despiadado, cruel y sociópata decirles a estos niños que no son las bombas israelíes/estadounidenses las que sólo los están mutilando y matando, sino que son sus propios padres. En una “sociedad moral y justa”, escribe Walter Block –nuestro nuevo autoproclamado Papa de la moralidad y de la justicia–, “serías apartado de tus malvados padres y madres”. Sí, y colocado bajo el tierno y amoroso cuidado de las FDI y del Mossad en un campo de concentración construido especialmente para ti.

    En el mismo artículo, Walter adjunta dos dibujos animados para el disfrute de los niños de Gaza. Uno es de un “combatiente de Hamas” que sostiene a un bebé frente a él a modo de escudo. “Ésto describe elocuentemente cómo los adultos de Gaza tratan a sus hijos: no te protegen, te ponen en peligro”, escribe. Tenga en cuenta que Walter afirma nuevamente que TODOS los padres de Gaza se comportan así, no sólo los “combatientes de Hamas”. “Los padres israelíes aman a sus hijos”, dice, “incluso si no se puede decir lo mismo de sus madres y padres”. Dirigir comentarios así a los niños … qué despreciable.

    En un respaldo claro y pleno al “justo y moral” asesinato en masa de niños de Gaza por parte del gobierno israelí, Walter escribe luego que “sus heridas y muertes son lo que se llama daños colaterales. Ésto es muy lamentable, pero es la única manera en que Israel puede defenderse” y, por lo tanto, está justificado en opinión de Walter Block. Por lo tanto, Walter Block es un facilitador del peor tipo de crímenes de guerra: el asesinato intencional de niños.

    Siguiendo la tradición de los grandes comediantes judíos estadounidenses, Walter concluye su correspondencia con los niños de Gaza con dos verdaderos azotadores de rodillas. Les dice que Israel sólo quiere lo mejor para el pueblo de Gaza. “Su mayor deseo era que Gaza se convirtiera en el Hong Kong del Medio Oriente”. Y luego termina con la vieja frase estilo Holocausto: “Nunca más”, como si fuera Israel y no Palestina contra quien se estuviera perpetrando el intento de genocidio. ¡Qué bueno Walter!

    Walter Block desmiente su propia afirmación de que todos los padres de Gaza son terroristas cuando escribe en otro lugar sobre cómo Hamas –por cierto, creado por Israel para contrarrestar a Al-Fatah– lanza ataques con cohetes contra Israel desde las proximidades de las escuelas. Al hacerlo, admite sin darse cuenta que es Hamas quien pone en peligro a los niños palestinos, no sus propios padres.

    Por cierto, ahora parece que sólo hay pruebas de que haya muerto un niño israelí el 7 de Octubre –en un fuego cruzado– durante el sangriento ataque de Hamas contra Israel. No ha surgido ninguna prueba de las extrañas y sensacionalistas historias sobre la decapitación de niños israelíes y su horneado en hornos, como afirman los gobiernos de Israel y Estados Unidos.

    Al momento de escribir este artículo, sólo había dos comentarios sobre el artículo de Walter en la sección de comentarios del sitio web. Uno era digno de elogio y probablemente obra de un pirata informático del gobierno israelí o de Fun .O.W. (amigo de Walter), pero el otro dijo: “Deberías pudrirte en una celda de la cárcel de La Haya por ésto”. ¿Está empezándose a ver por qué Walter ya no es un miembro Senior no remunerado del Mises Institute?

    Los colmillos de Walter salen realmente a la luz en otra columna de Israel Hayom titulada “No más pausas”. Esta vez critica al gobierno israelí por aceptar una pausa humanitaria en los bombardeos y asesinatos. Elogia las acciones del ejército estadounidense en la Segunda Guerra Mundial al no hacer una pausa, sino soltar explosivos incendiarios sobre Dresden, Alemania, ciudad poblada por civiles, habiéndolos “hecho añicos”, sugiriendo que eso es lo que el gobierno israelí debería hacer en Gaza. Concluye con la exigencia dogmática de: “No más pausas. No más comida. No más medicina. No más electricidad. No más agua”. Y mucha más muerte entre la población civil, especialmente niños y ancianos, aparentemente el deseo más ferviente de nuestro nuevo autoproclamado Papa de la moral y la justicia.

    En otro artículo de Israel Hayom titulado “Puñaladas por la espalda a Israel”, Walter se refiere a un tipo diferente de pausa. Esta vez se queja amargamente de la pausa de la administración Biden en el envío de más bombas a Israel para que sean lanzadas sobre la población de Gaza, calificándolo de “traición”. Por lo tanto, está totalmente a favor de utilizar los poderes del gobierno estadounidense de robo legalizado (también conocido como impuestos) para pagar más bombas para Israel. Cueste lo que cueste, al diablo con la libertad y el libertarismo. Ésto por sí sólo debería descalificarlo como libertario, sin importar cuántos artículos o blogs microlibertarios sobre los viejos tiempos de las reuniones libertarias publique en Internet en el futuro.

    En el momento de escribir este artículo, hay noticias que indican que hasta un millón de personas quedaron sin hogar debido al bombardeo israelí contra Rafah, en el sur de Gaza. Es probable que también hayan muerto miles de civiles más. Ahora hay un millón más de refugiados sin hogar, deambulando en busca de comida y refugio.

    Antes de la invasión de Rafah, Walter Block estaba indeciso por el retraso del ataque, y expresó sus frustraciones en un artículo de Israel Hayom titulado “¡Invade Rafah ya!” Sin embargo, expresó su júbilo por el hecho de que “el heroico Primer Ministro Netanyahu” hubiera fijado una fecha para la invasión, declarando “si ésto no es valiente, nada es valiente”. ¡Heil Netanyahu!

    De hecho, muchos –posiblemente muchos miles– de civiles fueron asesinados en Rafah y, como se mencionó anteriormente, se creó un millón de refugiados. Pero no se preocupe por eso, ¡Walter Block tiene una solución! “Este país ha adquirido recientemente unas 40.000 tiendas de campaña, con capacidad para una docena de personas cada una. De esta manera, pueden albergar a más de medio millón de personas en campos de refugiados en el desierto de Negev”. El otro medio millón probablemente pueda dormir en el desierto. Uno se pregunta cuánto tiempo aguantaría Walter Block, de 83 años, en una tienda de campaña con otras once personas en el desierto de Negev en pleno verano.

    El primer comentario en la sección de comentarios de este artículo fue obviamente de un hombre que estaba familiarizado con el libertarismo: “Asqueroso, es una locura que fueras un libertario respetado. Sólo puedo esperar que veas el error de tus métodos estatistas y sedientos de sangre”. Hans-Hermann Hoppe tenía razón cuando se maravilló de cómo Walter Block se había transformado de un tábano libertario bastante excéntrico, que investigaba temas tan importantes como la edad óptima de consentimiento, a “un colectivista desquiciado atrapado por impulsos genocidas …”. Ya no es el tipo de persona con la que puede asociarse al Mises Institute. Tampoco con el Ron Paul Institute, que también eliminó a Walter de su lista de asesores académicos.

    Como último comentario, el fanático de Walter Block, Jordan Schachtel, un experto en Internet, me dijo en un correo electrónico que había leído todo lo que Walter Block había escrito sobre el asunto de la actual guerra israelí, y que no había ni un sólo caso en el que Walter apoyara o tolerando el asesinato de civiles. O Schachtel tiene un grave problema de comprensión de texto, o miente entre dientes. Parece que con personas como Block y Schachtel, la descripción que hace Doug Casey del comportamiento de Walter respecto de la actual guerra israelí es acertada. Para ellos, defender al gobierno israelí es más importante que ser intelectualmente honesto.

     

     

     

    Traducción: Ms. Lic. Cristian Vasylenko